Las roturas más habituales de la cadena de frío y cómo solventarlas

15th noviembre 2018

Hay una frase que se suele utilizar para hacer referencia a la cadena de frío: es tan fuerte como su eslabón más caliente.

El desafío, por supuesto, es que existen muchos eslabones calientes potenciales que preocupan a proveedores, transportistas y vendedores.

De forma efectiva, están relacionados con cada actividad en la que se toca un producto, en distintas fases del almacenamiento y el transporte. Cada actividad introduce el riesgo de la degradación del producto, pero antes de comentar algunas formas de reducir este riesgo, vamos a analizar brevemente los factores que contribuyen a él.

En el proveedor: empezar a la temperatura adecuada

Los problemas pueden empezar a surgir en el mismo proveedor y por el estado de cualquier producto que salga de sus almacenes y no se enfríe previamente de forma adecuadaantes de su recogida.

La calidad, la seguridad y la duración de los productos pueden verse comprometidas si esta condición no se respeta. En el caso de los transportistas, la falta de enfriamiento previo hace recaer en ellos la responsabilidad de reducir la temperatura de los productos, lo que acarrea costes de tiempo y energía.

Las prácticas recomendadas sin duda sugieren que el correcto control de la temperatura empieza al principio, con el proveedor.

Carga y empaquetado: mantenimiento de un flujo de aire adecuado

La siguiente dificultad que debe abordarse es el modo en el que se apilan los productosen el interior de un vehículo y cómo influye esto en el flujo de aire.

Siempre es bueno recordarnos a nosotros mismos que el transporte refrigerado no consiste tanto en reducir la temperatura como en eliminar el calor. Para ello hace falta un flujo de aire sin obstruccionesen el interior del remolque.

Si esto no se da, puede producirse rápidamente lo siguiente:

  • Puntos calientes, en los que un flujo de aire reducido puede crear bolsas de calor que dañen los productos.
  • Ciclos cortos, en los que el aire de descarga no puede recorrer la longitud completa del remolque.
  • Congelación de la capa superior, en la que los productos situados muy cerca del aire de descarga sufren daños por congelación.

Transporte: la combinación correcta de la temperatura y el producto

Otra dificultad es garantizar que se aplican rangos de temperatura aceptables a los productos que se transportan.

Por ejemplo, los alimentos congelados necesitan un rango de entre -23°C y -9°C, mientras que las patatas y los tomates requieren temperaturas más suaves, de entre 5,5°C y 12°C. Por tanto, la presión recae sobre las compañías de logística, que deben comprender la sensibilidad a la temperatura de las cargas que transportan. Y muchos vendedores únicamente pueden confiar en que así sea.

Entrega: reducción al mínimo del impacto de la apertura de las puertas

El último punto de contacto es cuando se abre la puerta de un remolque. Incluso en el caso de las operaciones más eficientes, dicha acción permite la entrada de aire caliente, por lo que la temperatura del interior aumenta.

Obviamente, la apertura de las puertas es inevitable en el proceso en su conjunto, lo que, a su vez, implica que el remolque requiere una unidad frigorífica adecuada para el trabajo.

De un problema a una solución

Ya tenemos la lista de los factores principales que contribuyen a los problemas térmicos. Ahora la pregunta es: ¿qué procesos operativos sólidos existen para mitigar su efecto?

Más adelante encontrará distintos consejos útiles para garantizar que los productos permanecen congelados, refrigerados o en el rango de temperatura correspondiente.

Reglas y responsabilidades

Empecemos con el almacén. Aquí es vital establecer los procesos adecuados y acordar las áreas de responsabilidad.

  • En el caso del proveedor, esto implica garantizar que todos los productos se refrigeran previamente a las temperaturas de transporte adecuadas antes de salir del edificio.
  • En el caso de la empresa de transporte, el contenedor siempre debe estar a la misma temperatura que el producto durante el proceso de carga.
  • En lo que respecta al conductor, esto se traduce en revisiones antes del viaje que incluyan pruebas de la unidad frigorífica, de que se ha logrado la temperatura real y de que se dispone del combustible suficiente.

Conozca su carga

También es importante que el conductor esté familiarizado con la carga que transporta. Esto no solo ayuda a garantizar que se fija y se acuerda el rango de temperaturas adecuado, sino que también ayuda a la hora de cargar.

Como se ha mencionado anteriormente, la acción de cargar debe realizarse de forma que se favorezca el flujo de aire. Las prácticas recomendadas también indican que el propio empaquetado del producto debe diseñarse prestando atención a facilitar un flujo de aire sin obstrucciones.

Hablemos del contenedor

En lo que respecta al propio remolque, su estado puede tener un impacto inmediato en la calidad del producto. Por esta razón, se debe alentar a los conductores a que inspeccionen los remolques por si presentan fugas de aire y condensación, como una forma de detectar las posibles roturas térmicas.

También es recomendable realizar un descarche media hora después de la carga para limpiar el serpentín del evaporador y garantizar el máximo rendimiento de la refrigeración.

Últimas consideraciones

Todo ello nos deja con dos últimos puntos:

  • Buscar el ajuste correcto de la temperatura: aquí el conductor puede echar mano de diversas listas proporcionadas por distintos clientes, estándares del sector y organismos gubernamentales. O puede recurrir a la tecnología, como en el caso del producto Optiset de Thermo King, que establece la temperatura adecuada automáticamente en función de los productos seleccionados en la lista del menú.
  • Superar la apertura de las puertas: la respuesta más sencilla es que no es posible. Sin embargo, puede compensar cualquier descenso de la temperatura empleando el equipo frigorífico adecuado para la tarea que deba realizarse, en función de su capacidad de refrigeración (cuanto más frecuente se espere que sea la apertura de puertas, mayor capacidad se necesitará).

Dominio de la cadena de frío

Para ayudarle a llevar a cabo las prácticas recomendadas para la cadena de frío, Thermo King ofrece una extensa gama de productos frigoríficos fiables, todos ellos instalados y mantenidos por nuestra red internacional de concesionarios. También hay disponibles vídeos de prácticas recomendadas sobre la gestión de la cadena de frío, el flujo de airey el establecimiento de la temperatura. Para obtener más información, visite europe.thermoking.com/best-practices