Thermo King

Return to Media Room

Press Release

Las instalaciones de fabricación de Thermo King de Galway (Irlanda) envían cero residuos al vertedero

16-08-2017

Bruselas, 16 de agosto de 2017. La fábrica que Thermo King®, un fabricante de soluciones de control de la temperatura para el transporte dirigidas a una amplia gama de aplicaciones móviles y una compañía del grupo Ingersoll Rand, posee en la ciudad irlandesa de Galway se ha convertido en una de las primeras instalaciones de Ingersoll Rand en enviar cero residuos al vertedero.

El impulso para lograr una mayor sostenibilidad en la fábrica de Termo King Galway se basa en el compromiso climático que Ingersoll Rand contrajo en septiembre de 2014 de, entre otras cosas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) relacionadas con sus operaciones en, aproximadamente, un 35% para 2020.

Thermo King Galway, una de las instalaciones de fabricación más importantes de la empresa, emplea actualmente a más de 500 personas que fabrican una amplia gama de equipos frigoríficos para camión y remolque de Thermo King. Antes de lograr el hito de cero residuos, las instalaciones enviaban al vertedero 230 toneladas de residuos cada año. Actualmente, todos los componentes que se utilizan en las instalaciones de Galway son reciclables, y el reciclaje de los residuos generados en las estaciones de producción, como metal, plástico, cartón o madera, forma parte del trabajo estándar de la fábrica.

“Las medidas adoptadas en Galway han demostrado su eficiencia, así como el hecho de que la sostenibilidad medioambiental es la opción adecuada para todo el mundo, incluido nuestro balance final”, afirmó Cormac Mac Donncha, Director de operaciones de Thermo King. “Por ejemplo, pasamos de utilizar palets de madera a utilizar palets de acero reutilizables para el envío de los productos acabados. Gracias a ello, los palets no van a parar al vertedero, se evita el coste derivado de su reciclaje y la fábrica ahorra más de un millón de euros al año”.

No obstante, las instalaciones de Thermo King Galway siguen esforzándose por mejorar todavía más la sostenibilidad de sus operaciones.

Entre estas mejoras recientes cabe destacar la instalación de un sistema de recolección de agua de lluvia para recoger el agua de lluvia del techo del edificio, de 18.580 m2. Esta agua de lluvia, que se utiliza para las cisternas de los inodoros, reduce la utilización de agua de las instalaciones en 50.000 litros (13.200 galones) mensuales.

“El trabajo no acaba solo porque hayamos logrado nuestro objetivo de enviar cero residuos al vertedero. Se trata de un proceso continuo, por lo que seguimos buscando métodos de reciclaje alternativos y oportunidades para reducir todavía más nuestro impacto medioambiental”, comentó Mac Donncha.

Mira el video en: https://youtu.be/hajx51lDpH4

Información sobre el compromiso climático de Ingersoll Rand

Ingersoll Rand contrajo el compromiso de reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de sus productos y de sus operaciones para 2030. El compromiso climático de la empresa promete:

  • Reducir la huella de GEI del refrigerante de sus productos en un 50% para 2020 e incorporar alternativas con un potencial de calentamiento atmosférico (PCA) inferior en toda su cartera de productos para 2030.
  • Invertir 500 millones de dólares en investigación y desarrollo en relación con los productos durante los próximos cinco años con el fin de financiar la reducción a largo plazo de las emisiones de GEI.
  • Reducir las emisiones de GEI relacionadas con las operaciones de la empresa en un 35% para 2020.

Hasta la fecha, este compromiso ha ayudado a evitar, aproximadamente, 2 millones de toneladas métricas de CO2e a escala global, lo cual equivale a las emisiones de CO2 derivadas de la energía utilizada por más de 270.000 hogares o de quemar más de un millón de toneladas (2.100 millones de libras) de carbón. Para respaldar este compromiso, Ingersoll Rand lanzó al mercado EcoWise™, una cartera de productos diseñada para reducir el impacto medioambiental gracias al uso de refrigerantes de próxima generación con un bajo potencial de calentamiento atmosférico y un funcionamiento de elevado rendimiento. Para 2030, la empresa espera reducir su huella de carbono en 50 millones de toneladas métricas.